Divorcio

La historia hasta el divorcio de Gabriel y Maite.

Esta es la historia hasta el divorcio de Gabriel y Maite. Gabriel se sentía superior a Maite.

Sus ingresos eran notoriamente superiores y tenía una buena reputación en el barrio donde residían, junto a sus dos hijos.

Gabriel era un hombre ambicioso, y daba a la apariencia una importancia llamativa. Maite, desde el inicio de su maternidad, quedó a la sombra de Gabriel. Con unos ingresos inferiores a consecuencia de la dedicación y cuidado de sus dos hijos, cada vez se sentía peor.

Gabriel tenía mucha labia y se relacionaba con facilidad con cualquier persona, de manera que para él no suponía un problema alargar sus jornadas laborales compartiendo unas cañas con sus compañeros y compañeras de oficina.

Gabriel se quedaba hasta el final, y como se sentía en el derecho porque sus ingresos ascendían a una cantidad considerable, pensaba que no pasaba nada por estas ausencias.

Maite sentía cada vez una mayor insatisfacción. Su vida no estaba resultando significativa, y no había forma de echar para atrás y volver a organizar su vida familiar. Él no entendía a qué venía este cambio en Maite, y pensaba que era solo cosa suya. Le sugería que buscara ayuda psicológica para mejorar su estado de ánimo y que también hiciera deporte para liberar el estrés que pudiera cargar.

Pero Gabriel luego no estaba disponible para que Maite llevara acabo siquiera sus sugerencias. ¿Cómo iba a hacerlo sin su presencia, sin compartir, sin equilibrar?

Maite se hartó. Se hartó de andar con el coche para arriba y para abajo, de vivir con el tiempo encima sin sentir un ápice de apoyo y ayuda en todo lo relacionado con los hijos. Gabriel se había acomodado. Se había olvidado de cuidar su matrimonio y su familia. Se había perdido en él.

Así que ella le propuso el divorcio, de acuerdo a la vida que habían llevado hasta ahora y sirviéndose de lo vivido para plantear su propuesta.

Por momentos se sentía incapaz. Él, con su dinero y con lo mal que había recibido la noticia, podía conseguir lo que quisiera. A ojos de cualquiera, no era un mal padre. De hecho, en el barrio lo conocían también por jugar de vez en cuando con sus hijos y los amigos de ellos a fútbol.

Dichosa apariencia, pensaba Maite. Y le ardía el cuerpo por dentro. Finalmente, Gabriel, aunque en un inicio le advirtió de que la responsabilidad respecto a los niños iba a ser equitativa y le informó de que iba a ocuparse de contratar al mejor abogado de la provincia, después templó su postura. Hasta ahora había mantenido su propia vida, olvidándose prácticamente de la familiar… así que su vida iba a verse desmoronada pretendiendo ocuparse de lo que hasta ahora había descuidado.

Fueron unos meses difíciles. Maite tuvo que recurrir a Gabriel para solicitarle su presencia en algún momento en el que los niños reclamaban ver a su padre. En esto Gabriel supo estar a la altura, pese a que de manera puntual y por motivos laborales no pudo estar.

Gabriel se sentía libre y cómodo. Hacía algún plan en fin de semana con sus hijos, y las responsabilidades directas eran tan pocas, que a penas se había visto modificada su rutina y su forma de vida.

Maite ahora sabía a qué atenerse. Y el acuerdo económico le iba a conferir tranquilidad en ese sentido. Ahora solo debía centrarse en su propio bienestar. Su nueva vida empezaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Leire Lizarraga.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SiteGround que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
¿Necesitas ayuda?